¿Rebote incipiente en EEUU?

Durante esta semana la primera protagonista ha sido Italia, manteniendo el pulso con la CE al confirmar, como se esperaba, su intención de mantener los presupuestos rechazados por Europa hace 3 semanas. Recordamos que Italia presentaba una estimación de déficit del 2,4% con una previsión de crecimiento del 1,5%. La semana pasada la Comisión Europea reducía su estimación de crecimiento para Italia en 2019 al 1,2% desde el 1,7% de su previsión anterior, lo cual les lleva a estimar que el déficit en 2019 no sería del 2,4% previsto por Italia, sino del 2,9%, lo cual hace saltar todas las alarmas.

La prima de riesgo italiana supera los 300 puntos, y se estima que cuando llegue a los 400 puntos básicos el gobierno italiano podría sentir la presión suficiente como para ceder en su empeño. El bono italiano a 10 años está en el 3,48%, mientras que el bono español está en el 1,65% y el alemán en el 0,37%. La crisis italiana está llevando a los inversores a refugiarse en el Bund Alemán (el bono a 10 años) que está experimentando una caída en la rentabilidad desde los 0,55% de hace unas semanas. Por lo tanto las perspectivas de subidas de los tipos oficiales en la UE de cara al 2019 por parte del BCE empieza a diluirse. Una subida de las primas de riesgo ya equivale a una subida de tipos en cuanto a que aumenta los costes de financiación y reduce el crecimiento de la economía, la diferencia radica en que lo que hay detrás es una mayor percepción de riesgo-país o riesgo acreedor, en lugar de una normalización monetaria que es lo que debería estar llevándose a cabo. Este punto nos preocupa y mucho, ya que de no producirse la normalización monetaria que el BCE tenía en el calendario para este 2019, y parece que no se va a producir, se queda muy limitado a la hora de afrontar una  posible futura crisis, y es esta la razón por la que EEUU está elevando los tipos de forma continuada (claro que su crecimiento lo justifica), y lo está haciendo bien, a pesar de las presiones para ir frenando las subidas.

El segundo gran protagonista ha sido el borrador de acuerdo con respecto al Brexit. Por fin se ha llegado a este punto, y la primera reacción del mercado fue positiva, pero parece que va a ser difícil que el borrador pueda ser ratificado por el Parlamento de Reino Unido y esto ha vuelto a pesar en las bolsas.

A nivel europeo estamos viendo cómo las bolsas, dentro de una gran volatilidad intradiaria, sesión a sesión siguen perdiendo niveles, y es que es incapaz de romper la Media Móvil de 30 sesiones (línea roja) que está haciendo de resistencia a corto plazo. Sin embargo notamos que las caídas no son tan bruscas como podríamos esperar en este entorno de elevada incertidumbre, y dentro de los índices el tono es bastante desigual, es decir, cuando el mercado cae no caen en masa todos los componentes de los índices, vemos un comportamiento mixto, lo cual es positivo teniendo en cuenta que la tendencia principal es bajista.

Sin embargo en EEUU la situación parece distinta: es posible que se esté dibujando un doble suelo (dos mínimos en el mismo nivel de precio) lo cual podría indicar rebote, al menos a corto plazo. Es un signo de fortaleza relativa porque indica que el precio a ese nivel, hay más inversores dispuestos a comprar que a vender. Lo que hay que ver es qué consistencia puede tener ese rebote y es lo que pasamos a analizar:

Por un lado lo que subyace de fondo es la posibilidad de un acuerdo entre EEUU y China. Esta semana se han enviado comunicados de distinto signo respecto a esta posibilidad. Por un lado se está trabajando en ello de cara al encuentro que Trump tendrá con el presidente chino durante el G20 a finales de noviembre, pero por otro lado encontramos mensajes contrapuestos por parte del gobierno americano indicando que aún pueden duplicar los aranceles o bien que estarían dispuestos a no imponer los aranceles previstos para enero.

Las nuevas conversaciones entre China y EEUU ha frenado las caídas en el mercado americano, que esta semana ha vuelto a mínimos en el caso del Nasdaq, pero tampoco está sirviendo de revulsivo para ver fuertes subidas, aunque es posible que éstas tengan lugar de forma progresiva y más lenta a la espera de más noticias sobre esta guerra comercial que a nadie interesa.

Adjuntamos gráfico del futuro del Nasdaq100 donde se aprecia la posible formación de doble suelo:

Sin embargo nos gusta mucho más la figura de Dow Jones Industrial, que refleja las 30 empresas más importantes del mercado americano. Este índice ha tenido un mejor comportamiento relativo que el S&P500 y que el Nasdaq, de hecho es el único índice de los americanos que permanece por encima de su soporte de largo plazo que es la Media Móvil 200 (no en vano, a pesar de la liquidez que mantenemos en nuestros fondos asesorados -los Flexiglobal-, de las pocas posiciones que tenemos compradas, el DJ30 es una de ellas, posición que no podemos emular en nuestras carteras de Sigue Mis Fondos por el tipo de instrumento utilizado).

Adjuntamos gráfico de DJ30 donde se aprecia que se mantiene por encima de su soporte de largo plazo que es la Media Móvil de 200 sesiones:

Actualizamos situación del S&P500, donde vemos que el precio en las dos últimas sesiones está rebotando para acercarse a la ahora resistencia que es la Media Móvil de 200 sesiones, y que salvo evento de calado, actuaría de freno.

Por lo tanto mantenemos la cautela porque todo los índices indican sesgo bajista, pero al mismo tiempo estamos muy pendientes de un posible giro de los acontecimientos clave (guerra comercial, Brexit e Italia) que puedan inducir a una mejora del tono en los mercados.

Si quieres seguir nuestras estrategias de inversión y recibir nuestras píldoras in-formativas semanales, suscríbete a una de nuestras carteras en SigueMisFondos.com; y si deseas entrar en alguno de nuestros fondos asesorados puedes contactarnos a través de info@siguemisfondos.com

Recommended Posts

Leave a Comment

0