¡Black Friday Rally Navideño!

Este año queremos ser los primeros en premiar la fidelidad de nuestros suscriptores, motivo por el cual lanzamos el ¡BLACK FRIDAY RALLY NAVIDEÑO!, con descuentos de hasta un 90% en la próxima suscripción, según las condiciones descritas a continuación.

Igualmente los nuevos suscriptores se beneficiarán de un descuento de un 25%.

Esta semana ha sido de consolidación. Ni siquiera el hecho de que la Administración Trump anunciara que finalmente no se firmará el acuerdo este 2019 ha incidido de forma relevante en el mercado. La relación entre EEUU y China podría decirse que es de amor-odio: se odian pero al mismo tiempo se necesitan. Desconfian uno del otro, se miden las fuerzas de cuando en cuando, pero finalmente ambos dependen de su macro y de las valoraciones bursátiles, que inciden necesariamente en la confianza del consumidor que es el pilar de crecimiento de cualquier economía desarrollada.

Así el Ibex35 caía en la semana un 0,07%, el Eurostoxx50 un 0,65%, el S&P500 un 0,32% y el Nasdaq 100 un 0,52%. Pero si observamos cómo ha sido esta ligera corrección vemos que en los tres intentos que ha habido esta semana de caer, el mercado ha rebotado desde el primer nivel de soporte, que es la Media móvil de más corto plazo, la de 7 días, lo que muestra lo fuerte que está el mercado.

Además esto está sucediendo a nivel agregado en prácticamente todos los índices (en los americanos, en el Dax y Eurostoxx50).

Adjuntamos el gráfico del S&P500 como ejemplo ilustrativo:

Esta semana en la macro han destacado los Permisos de Construcción en EEUU, mejor de lo esperado el lunes; el martes una rebaja inesperada de tipos en China, del 4,20% al 4,15%; la publicación de las Actas de la última reunión de la Fed el miércoles, sin grandes novedades; un muy positivo dato de Manufacturas en EEUU y mejor de lo esperado el jueves; y el viernes un mejor dato de lo esperado en la actividad manufacturera alemana, en la zona euro, en la americana, y solo ha sido peor de lo esperado en Gran Bretaña. Además el índice de confianza del consumidor en EEUU ha sido también mejor de previsto. Todo bueno, salvo por que la OCDE ha recortado una décima hasta 2,9% su previsión de crecimiento global para el 2020, si bien lo mantienen en EEUU y China, y lo suben 1 décima en Europa.

En cuanto a la interminable guerra comercial, la Administración de Trump se preocupa y mucho dar una de cal y otra de arena, de manera que dan patada hacia adelante porque no se termina por cerrar ningún acuerdo pero quieren seguir impulsando las bolsas, y es que recordamos que busca la reelección en noviembre de 2020. Esta semana las noticias de sesgo mixto han venido por que por un lado se confirma que el acuerdo de la fase 1 no se cerrará este 2019 (ya en octubre no nos creíamos el teatro que montaron unos y otros) pero por otro parece que los aranceles a aplicar el 15 de diciembre podrían retrasarse. Por su parte China también lanza mensajes duros para no dejarse amedrentar y mantener su poder de negociación pero con fondo constructivo, siempre abierto a mejorar la situación.

Para la semana que viene lo más relevante será el PIB americano y el PMI manufacturero chino que se publicará en fin de semana, sin perjuicio de los nuevos capítulos que sin duda nos llegarán de la guerra comercial, cuyos efectos «secundarios» pensamos que serán positivos, al menos durante el 2020, ya que se está utilizando como arma para impulsar las bolsas.

En linea con esto, un breve paréntesis para comentar que en el mercado se rumorea y especula con la idea de que el motivo de que Trump se reuniera con Jerome Powell el lunes era para tantear si se podrían producir nuevas bajadas de tipos en caso de que no se llegara a un acuerdo con China. Es decir, Trump quiere cierta garantía de que si decepcionan al mercado por las expectativas puestas sobre la resolución de la guerra comercial, la Fed pueda apoyar las valoraciones bursátiles con nuevas rebajas de tipos.

Como siembre Trump controla  los tiempos y dosifica la información a su interés, siendo su principal motivación mantener las bolsas en máximos históricos, y ese, ahora mismo, es el driver principal de los mercados.

Recommended Posts

Leave a Comment

0