Esta semana pasada, una vez más, el driver del mercado ha sido las noticias referentes al frente comercial entre EEUU y China, pasando a un segundo plano eventos que en otros momentos hubieran sido realmente relevantes, como:

1. Reunión del mayor banco central de todo el mundo, la Fed, y posterior comparecencia en prensa de su presidente Jerome Powell. Sin novedades, tal y como se esperaba. Mantienen los tipos oficiales en el 1,50% – 1,75% por unanimidad tras 3 bajadas consecutivas durante el 2019 y no se esperan movimientos para el 2020. El dólar ha sido el más afectado ya que se ha depreciado pasando de 1,109 a 1,113, lo cual es bueno para la economía americana, de hecho es uno de los objetivos de Trump: depreciar en lo posible el dólar para impulsar aún más el crecimiento.

2. Reunión del BCE, que ha supuesto el estreno de su nuevo presidente, la antigua presidenta del FMI Christine Lagarde. Igualmente mantiene los tipos sin cambios y parece que seguirá los pasos de su predecesor Mario Draghi y mantendrá una política monetaria con tipos bajos durante mucho tiempo.

3. Elecciones en Reino Unido. La contundente victoria de Boris Johnson hace posible una salida de la UE antes del 30 de enero de 2020 ya que la mayoría parlamentaria le permitirá convertir su propuesta de Brexit en ley. El Ftse 100 londinense subía el viernes tras la noticia casi un 2% (aunque cerró con un +1%) y la libra se apreciaba un 1%. Está claro que la certidumbre es un plus para las bolsas. Una cosa menos de la que preocuparse, por lo que parece.

Pero lo que ha sacado a las bolsas de la lateralidad esta semana pasada ha sido, como viene siendo habitual, un nuevo tuit de Trump de este jueves. Y es que desde hacía días se especulaba con la idea de que este pasado jueves pudiera anunciar una retirada de los aranceles a productos chinos que estaban previstos para el domingo 15 de diciembre. Y desde luego su mensaje no fue nada aclaratorio, pero sí llamaba al optimismo, en línea con su «modus operandi», por lo que como viene siendo habitual no se compromete pero se ocupa y preocupa de impulsar a las bolsas, que es uno de sus objetivos de cara a la posible reelección en noviembre de 2020 y el motivo por el que estamos bastante convencidos de que el 2020 debería ser un buen año de bolsa.

Su mensaje de este jueves decía: «MUY cerca de cerrar un GRAN TRATO con China. Ellos lo quieren, y nosotros también».

Al instante ésta fue la reacción de uno de los índices americanos (gráfico de 15 minutos):

En ese momento las subidas se frenaban hasta que poco después Hu Xinjin, editor jefe de Global Times y representante no oficial del gobierno chino decía en su tuit: «Me alegra ver que el presidente Trump dice esto: <Ellos (China) lo quieren y nosotros también!> Solo cuando ambas partes quieren un acuerdo se puede llegar realmente» Las subidas cogieron de nuevo impulso y cerrar en subidas del +0,80%.

Al poco, la prensa (Wall Street Journal) daba por cerrado el acuerdo de la Fase 1 pendiente únicamente de la firma de Trump (casi nada).

El viernes Trump cargaba contra este medio por publicar dicha noticia, aludiendo que era una fake news, pero seguidamente China anunciaba la consecución del acuerdo de la fase 1 con EEUU, lo cual ratificaría poco más tarde el mismo Trump: «Hemos acordado un gran acuerdo de fase 1 con China. Ellos van a realizar cambios estructurales y compras masivas de productos agrícolas, energía y producto manufacturados y mucho más. Los aranceles del 15 de diciembre no se cobrarán por el hecho de haber cerrado el acuerdo. Comenzaremos las negociaciones sobre el acuerdo de la fase 2 de inmediato, en lugar de esperar hasta después de las elecciones de 2020. Este es un trato increíble para todos. ¡Gracias! «

Es, como poco, curioso: es la segunda vez que «se cierra» el acuerdo de la primera Fase, y es que esto ya lo vivimos en octubre… y de la misma manera aún no se ha firmado nada. Supuestamente se haría en Washintong DC la primera semana de enero y el texto no se haría público hasta dentro de dos semanas. Lo cierto es que resulta bastante insultante la tomadura de pelo con este tema.

Pero como decimos lo importante no es que se esté manipulando esta información para impulsar las bolsas, lo importante es que la economía americana va bien, las empresas crecen, los bancos centrales mundiales llevan una política pro-ciclo y de momento el único lastre que lo está frenando es la incertidumbre sobre la guerra comercial con China, por eso en cuanto se filtran noticias positivas al respecto lo que subyace en el fondo es un menor lastre para este crecimiento y las bolsas lo reflejan. Es por eso que las bolsas suben, porque la economía lo apoya, y no porque lo haga Trump con sus fake news. Lo único que hace Trump es aportar volatilidad.

De todas formas no alcemos las campanas al vuelo pensando en que se solucionan todos lo problemas geopolíticos, porque ahora le toca a Europa, y es que EEUU estaría contemplando poner aranceles de hasta el 100% en algunos productos europeos como el coñac y el whisky, además del queso francés, el aceite de oliva español y el pescado portugués. La historia continua, pero esperamos que el impacto sea más reducido en el mercado, al menos el que nos interesa, que es el que consideramos más fuerte y con mayor capacidad de resiliencia: el americano.

Como nota positiva y desde luego más profesional que las idas y venidas de Trump, me gustaría adjuntar un dato interesante, las previsiones de crecimiento de beneficios de las empresas americanas para el 2020, lo cual es bastante alentador:

Llamará la atención que el crecimiento de beneficios en 2018 fue mucho mayor que en 2019 (que ha sido ligeramente negativo) cuando las bolsas se han comportado a la inversa (mal en 2018 y bien en 2019). Esto es porque a finales del 2018 las bolsas descontaron en muy poco tiempo que los beneficios empresariales en 2019 se frenarían en seco por el riesgo de la guerra comercial con China; al igual que durante este 2019 se está descontando que el crecimiento de los beneficios empresariales se amplían notablemente en 2020.

No lo olvidemos: las bolsas cotizan las expectativas a futuro, y no la información que ya se conoce en el presente.

Alicia Rueda

Recommended Posts

Leave a Comment

0